Se aproximan las definiciones

Locales 15 de noviembre Por
Promediando diciembre los partidos políticos deberían ir definiendo posturas para comenzar inmediatamente después de los brindis a buscar los apoyos territoriales. En el Frente Progresista, todo indica que sólo el Gobernador Hermes Binner, apelando a su liderazgo como en el 2007, podrá desovillar la enmarañada madeja que no permite hoy tener una alianza sólida. En el peronismo opositor que quiere dejar de serlo, las cosas no se avizoran mucho más sencillas.
Por: Darío H. Schueri

Queda poco tiempo. Las definiciones tan esperadas esperan a la vuelta de la esquina.
Los radicales definirán el 24 de noviembre en la Convención –como presagia el Primer Ministro Antonio Bonfatti– si es momento de darle el certificado de defunción al FPCYS, enfrentando al socialismo en internas con lista propia; mientras que la diputada nacional reutemista Celia Arena le puso límites a las ansias nacionales, en este caso para el mes de marzo de 2011, momento en que, según su punto de vista, los aspirantes a ocupar el Sillón de Rivadavia deberían ir pronunciándose. ¿Incluirá esta definición a Carlos Reutemann?.
El Intendente de Santa Fe Mario Barletta se reúne casi de manera semanal con jefes comunales a los cuales insta a participar de la interna haciéndoles notar que la compulsa será inevitable, toda vez que él no resignará sus aspiraciones gubernamentales y los socialistas tampoco; para Barletta el choque en las urnas es inevitable.
No piensa lo mismo el senador socialista Juan C, Zabalza, para quien es momento de apelar a la prudencia y la mesura; Zabalza no cree que la Convención radical vaya a fraguar la interna contra el socialismo, “no es momento para tomar decisiones apresuradas, hay que esperar los pasos que dará el peronismo”, advierte el veterano dirigente y una de las espadas del Gobernador Hermes Binner, quien por estas horas está en Francia participando del congreso de la Internacional Socialista.
De todos modos, si el Gobernador dispone que a mediados de febrero se presenten listas, los radicales ya no tendrán tiempo material para convocar a la Convención, a menos que los 60 delegados deseen interrumpir sus vacaciones para sesionar en enero.
Una cosa es cierta: a los fines del diseño de la campaña electoral, promediando Diciembre los Partidos políticos deberían ir definiendo posturas para comenzar inmediatamente después de los brindis a buscar los apoyos territoriales en esta vasta Provincia de mil kilómetros de largo por trescientos de ancho que alberga a 365 municipios y comunas. La Ley electoral exige armar lista con al menos 14 candidatos a senadores (de los 19 Departamentos), y nómina completa de diputados; ahora bien, ningún candidato que se arrogue chances podría imprimir su boleta sin llevar “colgadas” al final de la sábana por lo menos dos tercios de de las 365 listas comunales y municipales existentes.
Así las cosas, el radicalismo confía en ganarle la interna al socialismo gobernante apoyados en los 109 mil votos que la fuerza aportó al Frente en las últimas elecciones comunales y municipales, que terminaron contabilizando en su haber las principales ciudades de la Provincia, con excepción de la socialista Rosario, y Rafaela y Venado Tuerto, gobernadas por el peronismo.
Además, los entona el hecho de que el socialismo aún no definió su propio candidato y, según la óptica radical, nada indicaría que Giustiniani vaya a cejar a favor del pupilo del Gobernador, Antonio Bonfatti. Para el socialismo, si los radicales no llevan un socialista como compañero de fórmula de Barletta, ya no habría motivos para seguir con el FPCyS, al que el propio intendente de Santa Fe brega por institucionalizar.
Parte de allí la racionalidad que pide el senador Zabalza, al cual uno de los líderes del Grupo Interior del radicalismo, el senador por San Cristóbal Felipe Michlig le respondió con el pedido de “más diálogo” dentro de la coalición.
Precisamente, el propio Michlig, de aceitado diálogo con el elenco socialista gobernante, tuvo que buscar refuerzos entre sus pares senadores y diputados radicales para que el Ministro Bonfatti aceptara finalmente – y de mala gana – incorporar a su ahijado político Edgardo Martino al frente de la DPV en lugar del esmerilado Jorge Placenzotti. A la luz de los recientes incidentes ocurridos con su segundo, el socialista Rafael de Córdoba y el virulento gremio vial, Martino por estas horas debe estar arrepentido por haber aceptado el cargo contra la voluntad del Primer Ministro de Binner.
Tal como están las cosas, sólo el Gobernador Hermes Binner, apelando a su liderazgo como en el 2007, podría desovillar la enmarañada madeja que no le permite al FPCyS tejer hoy día una alianza sólida que le permita retener el control de la Provincia.
En el peronismo opositor que quiere dejar de serlo, las cosas no se avizoran mucho más sencillas, toda vez que por ahora coexisten al menos cinco precandidatos con intenciones de competir en las primarias de Mayo. Apelando al juicio del jurista Rafael Bielsa, uno de los aspirantes, más de dos contrincantes en la interna sería una hoguera de las vanidades, de la cual no quisiera participar. ¿Servirá la misma vara para medir al FPCyS?.
En el terreno exclusivamente político interno, las cosas no son nada fáciles para el peronismo, toda vez que las grietas, profundizadas tras la muerte de Néstor Kirchner, tienden a transformarse en temerarios socavones que, como en el FPCyS sólo podían salvarse con la convocatoria de un líder político, en este caso Carlos Reutemann.
La talibanización advertida en las últimas horas en el FPV, sobremanera después del revés legislativo con el presupuesto nacional, rechazado también por los diputados santafesinos federales, no facilita las cosas para una interna relativamente tranquila en el peronismo.
Llamó la atención que una treintena de intendentes peronistas que componen el Foro se hayan pronunciado con un documento tan ácido, acusando a los diputados federales de “violar el mandato popular” al rechazar el presupuesto, atentando “no ya contra los militantes justicialistas sino contra todo el pueblo Santafesino”, a la vez que les reclamó una “actitud de grandeza que sobrepase el egoísmo y los personalismos en beneficio del bienestar de todos los santafesinos”.
Los líderes municipales hicieron notar que al no haber prosperado el presupuesto enviado por el Poder Ejecutivo Nacional se verán dificultadas obras públicas plurianuales por el orden de los $5.500.000.000 (cinco mil quinientos millones de pesos) “que tienen que ver con la vida y el desarrollo de todos los santafesinos sin distinción de banderías políticas”, reprochan.
A su vez, los dirigentes del FPV piensan complicarle un poco más la vida a los “federales”, exigiéndoles una definición en torno de la gestión de la Presidente Cristina Fernández, toda vez que ellos consideran que hay que ponerle reglas claras a la futura interna santafesina en cuanto a los posicionamientos políticos de cara a las generales de Octubre. Obviamente llegado al extremo, los “federales” pretenderán saber antes de las primarias locales si la Sra. Presidente será una de las candidatas del peronismo en las presidenciales del año que viene.
Por lo pronto los disidentes Solá, Das Neves, Duhalde y Rodríguez Saa ya adelantaron que serían precandidatos en contra del FPV por afuera del peronismo, actitud que Carlos Reutemann nunca compartió, alejándose de la Mesa de Conducción de ese agrupamiento de precandidatos y adherentes, aunque dejando bien en claro que no se pasó a las filas “K”, y que seguirá militando en el peronismo federal. Un botón basta para muestra; horas después del alejamiento de Reutemann de la Mesa de Conducción del peronismo Federal, sus diputados rechazaron el presupuesto nacional tal como lo había enviado el Poder Ejecutivo.
En el entramado local del peronismo, el ultra kirchnerista Agustín Rossi oficializará su precandidatura el 8 de Diciembre en el estadio cubierto del club Atlético Newell´s Old Boys de Rosario, mientras que el otro aspirante “K” Rafael Bielsa desanda caminos, a veces con reuniones secretas, intentando posicionarse para, según se comenta entre su entorno, decidir no más allá del 15 de Diciembre si continúa o no sacrificándose en una interna que podría no tenerlo como protagonista. Además del irrestricto apoyo del líder sindical Alberto Maguid y su Partido Producción y Trabajo, Bielsa necesita que el operador político nacional Juan C. “Chueco” Mazzón le asegure que el Foro de Intendentes estará de su lado; si ello no ocurriese, sería una tarea ímproba caminar durante el ardiente verano los polvorientos caminos santafesinos.
Dentro del lineamiento federal, los diputados nacionales Celia Arena y Carlos Carranza mantienen reuniones con gremios y referentes políticos para solidificar la candidatura del senador Ricardo Spinozzi, a quien lo acompañan en el andamiaje media docena de senadores que arman en sus respectivos Departamentos. Spinozzi asegura que su precandidatura no tiene marcha atrás, y que sólo un acuerdo supra que pueda tejer Carlos Reutemann - ¿con Obeid?- podría detenerlo en su marcha hacia las primarias de Mayo.
El intendente rafaelino Omar Perotti guarda en el más absoluto sigilo los arreglos territoriales que esté haciendo para solventar sus aspiraciones, mientras se preocupa por mostrar su figura y sus propuestas ante cuanta cámara de televisión y micrófono de radio se le ponga a tiro. Además mantiene la cada vez más incómoda posición del neutral “cantero central”, sin definirse por simpatías con federales o kirchneristas, avalando su tesis de pronunciarse como el candidato de “todos los santafesinos”.
Finalmente, el tercer interesado en ocupar el sillón que hoy alquila Binner es otro senador provincial: Juan C. Mercier, quien, al igual que Perotti se reserva la difusión de sus pasos y alineaciones, alguna de las cuales lo vinculan con el PRO y el peronismo federal de Norberto Nicotra, que el propio interesado se ocupó de relativizar ante nuestra consulta, apuntando que “le gustaría” competir en el peronismo, a cuyas autoridades les había reclamado “reglas claras” para competir.
Mientras los escaparates y vidrieras de los comercios ya anticipan las fiestas con la promoción del cotillón navideño (que el marketing comercial adelanta cada vez más), los políticos quisieran ralentizar el tiempo que inexorablemente los conducirá hacia el cielo o el infierno.
























Te puede interesar