Columna el padre Ceschi (logo) Enfermos

Información General 15 de noviembre Por
Leer mas ...
Un saludo muy especial para los queridos enfermos, a quienes les resulta difícil muchas veces asumir su enfermedad. Es que la enfermedad no es el estado normal del ser humano. El estado normal es la salud; por eso cuesta tanto aceptarla y no rebelarse contra ella, sobre todo cuando se prolonga mucho más de lo que uno suponía.
Pero con rebelarse no se gana nada. Lo mejor es ponerse cada día en las manos del Señor, y desde lo profundo del alma tomar contacto con El.
¿Por qué no rezar? Estando enfermo, el tiempo sobra, y la mejor compañía es siempre la de Dios. El padre Edgardo Juan Trucco tiene un folleto de oraciones para enfermos titulado “¡Señor, si tú quieres, puedes curarme!”. Entresaco una plegaria que se llama:
Señor, yo estoy enfermo
“Señor, yo que tantas veces creí no necesitar de nadie y vivía confiando en mis fuerzas, ahora estoy aquí, sin fuerzas y prisionero de esta cama, de mis recetas, médicos, enfermeras y remedios…
"Y me siento solo, porque aunque la enfermedad sea una cosa común y vieja como el mundo, para los enfermos siempre faltará más tiempo, más cariño, más compañía… Y yo, que creía poder vivir sin los otros, descubro que, enfermo, no sé estar solo…
"¡Qué bueno, Señor Jesús, si fuéramos amigos! Tengo tantos recuerdos de Ti que creía haber olvidado… En mis horas de soledad y silencio han regresado a mí tantas cosas, tantas enseñanzas de mi niñez, del catecismo… en las cuales siempre estabas presente y ayudabas, sobre todo a los que sufrían.
"Y yo ¿sabés? Yo sufro… Y no sólo en el cuerpo; sufro –y esto eres el primero en saberlo- también en mi alma. ¡Quédate conmigo, Señor Jesús! Enséñame el sentido y el valor de la enfermedad. Aumenta en mí la fe, para que crezca mi confianza y dame la alegría de la esperanza”.
Amén.








Te puede interesar