Murió en el jardín de una casa tras ser apuñalado

Policiales 15 de noviembre Por
Un hermanastro del hombre asesinado se llegó hasta la casa y lo identificó. Sobre José Alberto Escott era poco lo que se sabía, y un policía dijo que hace mucho estuvo preso en la Seccional 25ª. Ese dato y otros posibles antecedentes penales iban a ser confirmados en Jefatura.
Con las rodillas contra el piso, cerca de un tapial de menos de un metro de altura, como si estuviese agachado, quizás en busca de refugio o de un lugar seguro donde ocultarse entre unas plantas.
Así apareció el cadáver de José Alberto Escott, un hombre de 38 años que fue asesinado unas doce horas antes de una puñalada en el pecho que prácticamente lo desangró. El cuerpo estaba tendido sobre el jardín delantero de una casa deshabitada transitoriamente de Villa Gobernador Gálvez y para los investigadores la agresión se produjo en un lugar aún no precisado. Tampoco hallaron indicios concretos que lleven hacia el autor del crimen.
Escott fue hallado por Enzo, un adolescente que es nieto de la dueña de la casa ubicada en el pasaje Fleming 827, en el barrio Pueblo Nuevo, a unas seis cuadras del Frigorífico Swift. La propietaria de la finca, cuyos datos no trascendieron, es una mujer de avanzada edad que se encuentra internada por un problema de salud en un sanatorio de Rosario.
Desde ese momento, los familiares de la señora concurren en forma regular a la finca para controlar que todo esté en orden. El muchacho llegó al lugar con esa idea, pero apenas asomó la cabeza por sobre el tapial de unos 80 centímetros que separa la vereda del jardín se encontró con un inesperado panorama.
De acuerdo a información dada a conocer por La Capital, el cuerpo de un hombre yacía entre unas plantas, a unos dos o tres metros de la puerta de la casa. Estaba vestido con zapatillas, pantalón vaquero, remera blanca y campera. El muchacho comunicó la novedad a la Policía y a los pocos minutos acudieron al sitio agentes de la seccional 25ª , de la Sección Homicidios y de Criminalística de la Unidad Regional II.
 
PUNTAZO EN PECHO
Del examen preliminar que realizó el médico forense se determinó que la muerte se produjo por un puntazo en el pecho, unas doce antes del hallazgo. Los investigadores no hallaron arma blanca alguna en el lugar. Si bien el caso comenzó a ser pesquisado como NN porque la víctima no llevaba ningún documento, con el correr de las horas los investigadores pudieron confirmar su identidad.
Un hermanastro del hombre asesinado se llegó hasta la casa y lo identificó. Sobre José Alberto Escott era poco lo que se sabía hasta ayer. Un pesquisa comentó que hace mucho estuvo preso un tiempo en la seccional 25ª, que es la de su barrio. Ese dato y otros posibles antecedentes penales iban a ser confirmados en Jefatura.
De acuerdo a la escasa información que brindó su medio hermano, el hombre no tenía trabajo fijo y el último familiar que lo vio con vida fue su madre, el viernes como a las diez de la noche.
También dijo que vivía sobre el bulevar San Diego al 600, a unas 20 cuadras del sitio donde apareció muerto. “El tipo dijo que se iba con unos amigos y nada más. Eso fue lo único que sabían los familiares”, comentó una fuente ligada a la investigación.

LAS HIPOTESIS
La hipótesis que manejaban los encargados de la pesquisa descartaban que Escott haya sido asesinado en el patio de la casa donde fue encontrado. A juzgar por la forma en que quedó tirado el cadáver los más factible es que el hombre haya llegado hasta ese lugar en busca de un escondite seguro. “Esto pudo ser el desenlace de una pelea que tuvo lugar en otro sitio, quizás no muy lejos de allí. A Escott lo deben haber corrido varias cuadras y es probable que haya intentado esconderse detrás del tapial. Y en ese lugar quedó nomás, desangrándose”, manifestó una fuente de la sección Homicidios de la UR II.
Si bien no había testimonios oficiales que lo acrediten, los investigadores sospechaban que Escott pudo ser víctima fatal de una pelea que se produjo a unas cinco cuadras del pasaje Fleming, donde otra persona terminó gravemente herida.
















Te puede interesar