Vivero tu jardín (logo)

Información General 14 de noviembre Por
Leer mas ...
Me gustaría tener algunas plantitas de cactus en mi casa. ¿Dónde debo ubicarlos y cómo debo cuidarlos?
Gisela de barrio Córdoba.

Las cactáceas componen la especie más conocida de las plantas suculentas, que se caracterizan por sobrevivir en condiciones de extrema sequía, gracias a su capacidad de acumular agua en sus tallos, hojas o raíces. Además, los cactus tienen como rasgo distintivo las púas que suelen recubrirlos. Aunque tienen su origen en América, se han extendido por todo el mundo, y cobran cada vez más importancia como planta de interior, tanto sin flores como con ellas, en los más variados tamaños, formas y colores.
Los cactus pueden reproducirse por semillas o por esquejes. Son amantes de la luz y el calor, no requieren excesivas atenciones, aunque para mantenerlos en buenas condiciones durante mucho tiempo hemos de proporcionarles unos cuidados básicos y prestar atención a las enfermedades y plagas.
El sustrato debe estar bien drenado (esto es indispensable) y ser permeable, para que no se acumule excesiva humedad, que perjudicaría al cactus y probablemente lo mataría. La mezcla de diferentes tierras depende de la variedad que tratemos y de las condiciones climáticas.
Una de las más habituales es unir tierra fértil, resaca, arena gruesa y otra de carbón vegetal molido, que además será un elemento destacado en la prevención de los hongos, agregando siempre leca en el fondo de la maceta para asegurarnos así un buen drenaje.
Es importante tener en cuenta que las cactáceas soportan mucho mejor la falta de agua que el exceso. Una humedad demasiado alta hará morir la planta rápidamente.
En cambio, su carencia puede resolverse, ya que percibiremos los síntomas poco a poco: un terreno demasiado seco, o que el cactus adquiera un tono amarillento.
Además, es preferible aportar una buena cantidad de agua de vez en cuando que muy poco a diario. Regaremos sólo cuando el terreno se haya secado por completo. El agua lo echaremos en el sustrato y evitaremos mojar el ejemplar.
Los cactus no están libres de padecer enfermedades y plagas. La mejor forma de combatirlas es la prevención.
Para evitar los hongos, se fumigará un par de veces al año; si los hongos ya han actuado, debido a una humedad excesiva, lo percibiremos en su aspecto, ya que estará recubierto con una pelusa blanca. Para remediarlo, lo retiraremos de su ubicación actual y la colocaremos en un lugar aireado, además de añadir un producto específico.
Las cochinillas también perjudican a nuestra suculenta; lo sabremos cuando aparezcan bultos parduscos; los pulgones y la araña roja también son enemigos de los cactus. Todos podemos controlarlos con insecticidas apropiados




















Te puede interesar