La Ruta 34 está destrozada en el cruce de las vías cerca del INTA

Locales 13 de noviembre Por
El estado del pavimento en la Ruta 34 y el cruce con las vías del Ferrocarril Mitre no podría ser peor. El riesgo para la seguridad de las personas es muy alto, especialmente por la noche cuando la visibilidad es exigua. El nuevo concesionario parece no tomar nota de la gravedad de la situación.
Viernes 11:20 AM en la Ruta Nacional 34, a la altura del cruce con las vías del Ferrocarril Mitre. La bronca colectiva se reconoce fácilmente en esos rostros de indignación de conductores de camiones, de colectivos, de imponentes camionetas, automóviles y hasta pequeñas motocicletas. Los más enojados se indignan sin disimular su malhumor mientras que otros sonríen para no llorar. ¡“Qué país”! reflexionó un chofer desde las alturas de la cabina de su camión, procurando mantener firme el volante ante el desafío que le planteaban los impiadosos baches. Se acuñaron palabras que aún no están contempladas en la Real Academia Española.
“Esto es un DE-SAS-TRE. Así no se puede, viejo, así no se puede”, bramó un maduro conductor desde su automóvil en un rápido diálogo con este cronista. Es que atravesar el cruce de las vías en ese sector obliga a disminuir al mínimo la velocidad como única alternativa de que el vehículo sobreviva a la experiencia extrema. Al instante, un joven sólo dijo, entre sonrisas y en medio de un momento retro, que “está muy buena esta pista de rally, no tenemos nada que envidiarle a los cordobeses, me siento como en el Camel Trophy”, en referencia a aquellas publicidades en los que la marca de cigarrillos promocionaba las travesías en circuitos casi imposibles.
La calzada de la Ruta 34 en torno al cruce ferroviario está absolutamente intransitable, con pozos mayores de edad que tienen, al menos, 30 centímetros de publicidad. ¿Se puede llegar a esta situación tan extrema sin que las autoridades no reaccionen?
La responsabilidad mayor es de la Dirección Nacional de Vialidad y de su organismo creado especialmente para controlar las rutas cedidas al sector privado: el Organo de Control de Concesiones Viales (Occovi).
La Ruta Nacional 34, en el tramo comprendido entre Rosario y Ceres, donde finaliza su recorrido de 384 kilómetros por la Provincia de Santa Fe continuando después en territorio santiagueño, forma parte del Corredor Vial Nº4 que desde principios de año está en poder de la empresa Corsan Corviam Construcciones S.A. – CCI Construcciones S.A. UTE (Unión Transitoria de Empresas).
Es interesante repasar un comunicado del 22 de abril pasado difundido por el Occovi. “La presidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezó el acto de anuncio de la toma de posesión de los nuevos concesionarios de los Corredores Viales Nacionales. Se trata de 8 corredores viales nacionales que comprenden las rutas nacionales más transitadas, sumando una extensión total de 7.583 kilómetros que vinculan 13 provincias argentinas. Estas rutas son estratégicas tanto para el tránsito de las personas como para la actividad productiva del país, ya que por ellas circula el 75% del tránsito medio diario anual (TMDA) y el 90% de la producción agrícola y de las exportaciones”.
La Ruta 34 es medular en el movimiento de la producción y de las personas de la región central y del norte argentino. Y dice más: “Con una inversión del Estado Nacional superior a los $ 13.000 millones durante los 6 años de duración del contrato, las empresas concesionarias ejecutarán obras de refuerzo de infraestructura y ampliación de capacidad, así como obras nuevas de seguridad y complementación vial”.
A pesar de esa tan importante inversión, la empresa concesionaria de la Ruta 34 en su tramo santafesino no parece tener en cuenta el clamor popular para que se reparen esos pocos metros que ponen en riesgo la vida de miles cada día.
“Gracias al nuevo esquema de concesiones, el valor de las tarifas a abonar por el usuario se independiza del plan de inversión de nuevas obras, por lo tanto, las obras previstas no afectarán el valor de las tarifas. Durante el 2010 se mantiene el cuadro tarifario vigente y en los años siguientes de la concesión el Estado podrá definir tarifas acordes con los valores y la estructura de precios de la economía nacional”, decía el Occovi en abril pasado.

MAS TESTIMONIOS
Por momentos, la fila de camiones era interminable principalmente hacia el Norte de las vías, configurando un virtual embotellamiento propio de las megaciudades.
“Es para Spinozzi que lo mira desde el cartel”, indicó un ocurrente camionero sobre la congestión del tránsito y un mudo testigo: un cartel de grandes dimensiones sobre el senador provincial, Ricardo Spinozzi, ventila su precandidatura a Gobernador desde el espacio del Peronismo Federal, ese mismo al que su jefe Carlos Reutemann desairó recientemente.
-¿De dónde son, de un canal de televisión? Si tenés una cámara cortamos el tránsito y hacemos un piquete.
-No, somos del Diario LA OPINION de Rafaela.
-Bueno, no importa. Pero esto no puede ser. No se puede pagar peaje por circular en una ruta así.
El diálogo entre este cronista y un camionero enfurecido y con cara de pocos amigos era una “foto” que pinta la puesta en escena. Según el Occovi, en las cabinas de peaje instaladas en San Vicente y en Ceres un automóvil debe pagar 2,5 pesos y los camiones desde 4,20 hasta 7.
Una colección de gestos regalaban los conductores para manifestar su fastidio por una ruta intransitable. Un aplauso simbólico por allá, caras de incredulidad por acá mientras un automovilista al borde de la resignación clamaba por una solución. “Urgente, que la arreglen”, imploró un camionero mientras se movía de aquí para allá al ritmo de los baches.
Una especie de pasacalle que promueve la figura de Duhalde y de su socio Gerónimo Venegas –líder de los trabajadores rurales- invita a la lectura para aprovechar el tiempo en el marco de la lenta procesión vehicular.
Al menos en el mediodía rafaelino se advertía un caos ordenado. ¿Pero qué sucede en la noche cuando la visibilidad es muy escasa?



















Te puede interesar