La cultura ganó lugar en el debate por la Vieja Terminal

Locales 13 de noviembre Por
Tras las presentaciones de los especialistas, las exposiciones de los proyectos y las conclusiones de los grupos de trabajo, parece haber quedado poco espacio para la instalación del shopping.
Por Mauro Gentinetti
El seminario organizado para debatir el futuro de la Vieja Terminal tuvo una buena respuesta de la ciudadanía que, en su gran mayoría, se expresó a favor de preservar el espacio como un lugar destinado a la cultura local.
La jornada comenzó en horas de la mañana y se prolongó hasta entrada la tarde en el salón Centenario de la Sociedad Rural, que durante casi todo el día lució colmado de personas provenientes de distintos sectores e instituciones de la ciudad.
Por la mesa principal desfilaron especialistas en urbanismo, responsables de experiencias logradas en otras partes del país, los autores de los 12 proyectos presentados para la transformación del predio y delegados de los grupos de trabajo conformados para elaborar las conclusiones.
El saldo fue altamente positivo. Ahora, la resolución del tema siguirá estando en manos del Municipio. Pero con el peso de una expresión ciudadana y profesional que ha sido contundente.
La constante a lo largo del encuentro fue la necesidad de preservar el espacio público, en defensa del patrimonio y con un destino orientado a las expresiones culturales y a la educación de la ciudad.
En este camino, todavía quedan muchas dudas, sobre todo en materia de financiamiento. Pero fue innegable el rechazo generalizado a la posibilidad de que el histórico inmueble se convierta en un shopping.
Estuvieron presentes representanes del Centro Comercial, de la Cámara de Hoteleros, estudiantes de arquitectura, artistas locales, empresarios del sector, funcionarios, concejales, dirigentes políticos, gremiales y vecinalista. También estuvo presente en distintos momentos el intendente municipal, Omar Perotti.
Entre los profesionales que disertaron figuraron Marcelo Corti, Celina Caporossi, Nicolás Bares (del Centro Cultural del Bicentenario), Héctor Spisanti (del Paseo del Buen Pastor), Pablo Itzcovich (del Parque Central Morón), Pablo Triveri (Chile).

ALGUNAS
CONCLUSIONES
Los balances recogidos en la docena de grupos de trabajos en que se dividieron los presentes hicieron alusión a la apropiación del espacio público sin la intervención del sector privado o, a lo sumo, otorgándole una mínima participación.
En este sentido, lo cultural y lo educativo aparecieron fuertemente como las opciones más sugeridas para el lugar. A partir de ello se habló de ampliar los espacios culturales que actualmente funcionan en el predio y complementarlos con usos orientados a estas temáticas.
En este punto, la propuesta realizada por la Provincia (ver página 10) surgió como la más seductora y fue comentada por la mayoría de los grupos. De todas maneras, se planteó la necesidad de poder incorporar al proyecto algunas demandas de la ciudad.
En cuanto al financiamiento, no se escucharon mayores opciones a los aportes que podría llegar desde el Estado. Sólo se escucharon algunas pocas alternativas vinculadas a la presencia de locales afines a la temática del lugar (librerías, salas de exposición, bares temáticos), promoviendo la explotación comercial del entorno del predio (sobre calles ciudad de Esperanza, Sarmiento y San Martín) más que del propio interior del edificio.
Más allá de esto, todo indica que en la flexibilidad que muestre el Gobierno para seguir avanzando en su proyecto y en la predisposición que el Municipio muestre para que la Provincia tome a su cargo la obra, se podrá alcanzar un camino de solución que deje contentos a todos.






















Te puede interesar