Recuerdo de la vida escolar

Región 13 de noviembre Por
CAPILLA FASSI
CAPILLA FASSI. -La celebración de un aniversario siempre es el momento ideal para el reencuentro y para la evocación, como se dijo, la Escuela Nº 767 "Domingo Faustino Sarmiento" celebra su septuagésimo quinto año y logramos reunir a varias personas ligadas a la comunidad educativa de antaño y la actual directora.
Es así que nos visitaron Amanda Piantanida de Brigada, docente; Héctor Francisco Fassi y Eduardo Fassi, exalumnos; y Nora Olivero, actual directora, todos de un modo u otro dejaron plasmados sus recuerdos del establecimiento.

AMANDA
Quien fuera docente del establecimiento señaló que se incorporó al mismo el 13 de septiembre de 1938, recordando que "se dictaban clases en la  escuela vieja, eran dos aulas y una piecita, donde vivía el director. Yo vivía a un kilómetro y a mi cargo tenía tres grados: primero, segundo y tercero.
Remarcó con satisfacción que " se podía dar clase muy bien porque los chicos eran muy educados, respetuosos".
También recordó que tuvo una tarea extra porque "la mayoría de los chicos hablaba el piamontés, entonces  yo tenía que adaptarme, enseñarles y escribir en el pizarrón para que pudieran repetir, y enseñarles a hablar español. Era complicado porque además había que desarrollar el programa de estudios, atender los tres grados -unos 20-25 alumnos-, el trabajo mayor era el que se hacía en casa porque había que preparar temas para todos, para que todos tengan trabajo. Así que iba un rato antes de la hora  de ingreso, y preparaba todo el material, especialmente para que se entretuvieran los alumnos  a los que no iba dirigida la clase específica, y de este modo todos tenían algo para hacer".
Recordó que su tarea docente en este establecimiento se extendió por el lapso de 13 años, y diciendo que "a veces me quedaba un mes sin poder venir a Rafaela porque no había medios, luego  hubo un colectivo, El Cóndor, pero si había un poquito de tormenta debiá quedarme".
En otro pasaje manifestó que "creo que la mayoría de los chicos no conocía Rafaela, todos vivían cerca  de la escuela, sus padres eran todos propietarios, ahí no había problemas ni de ropa, ni zapatillas, útiles, nada".
Como anécdota recordó que "los chicos, cuando escuchaban el ruido de un aeroplano salían como tiro, iban al medio del patio, y hasta  que no lo veían más no volvían al aula, y entraban sin trabajo, despacito, cada uno volvía a su banco y seguía su tarea".
Fue docente de Eduardo Fassi, integrante de la primera promoción de la Escuela, y señaló que era muy buen alumno.
Eduardo evocó que "recuerdo que nos retaba porque queríamos hablar piamontés, con un chico, Darío Baretta, nos íbamos detrás de los baños a hablar en piamontés, para poder expresarnos, en nuestra casa se hablaba todo en piamontés".
Haciendo alusión a la asistencia perfecta a la Escuela manifestó que "por ese entonces no había huelgas, no recuerdo una huelga".
A lo que Amanda agregó que "a veces, decretaban feriado, yo no tenía radio, ni me enteraba, así que daba clases igual.Las clases se prolongaban por  210 días y nos pagaban cada 4 o 5 meses.
Por su parte Héctor manifestó que "a la Escuela fiscal no he ido. Empecé a ir a la escuela particular cuando tenía 7 años, en 1927, fui en capilla Fassi, había un turco maestro, él hablaba el turco y yo el piamontés y nos entendíamos.
"Como dijo Eduardo, antes teníamos que aprender a hablar. Tema 1 hablar castellano, entonces  aprendí a hablar, y él hablaba el turco medio cruzado .
Más adelante recordó que al año siguiente concurrió a la Escuela de Presidente Roca, una Escuela pública, luego a una Escuela Particular, cuya docente era Ludovica Mautino, la que daba clases en jornada completa, después retornó a la Escuela de Capilla Fassi, a la que volvió como docente Salvador Julián. Fueron cuatro años, hasta 1933, ahí no había programa de estudios, " yo siempre hice tercer grado, hasta los 13 años y luego dejé y empecé a trabajar".
Agregó que "después de haber dejado la escuela, después del servicio estudié por correspondencia, Escuelas Latinoamericanas y me recibí de tenedor de libros, de día trabajaba y de noche estudiaba".
Eduardo agregó que Héctor "a pesar de tener cuarto grado, en una cooperativa tambera fue contador por varios años, y luego llegó a ser secretario del Consejo de Administración de SanCor".
ACTUALIDAD ESCOLAR
Nora Olivero , actual directora, señaló que "en la actualidad tenemos 29 alumnos, cuatro computadoras y ahora llegó del PROMER -que es un programa de la Nación- otra computadora, un televisor de 29 pulgadas, un equipo de audio, la escuela está muy bien equipada, tenemos teléfono, internet.






















Te puede interesar