Ya había un proyecto presentado desde 2008

Locales 09 de noviembre Por
Leer mas ...

Durante varios meses la discusión sobre qué hacer con el edificio de la Vieja Terminal de Omnibus pareció haber quedado pausado, luego de una intención privada de convertirlo en shopping y de la generación de un debate por demás controvertido, donde se involucraron sectores del comercio y de la cultura, principalmente.

Pero antes que incluso deje de funcionar este espacio, ya se había presentado en 2008 el primer proyecto para su aprovechamiento.
"La Vieja Estación es el único patrimonio del que seguimos disponiendo los rafaelinos, en un lugar céntrico y muy importante, con un volumen interesante", apunta Kuky Carena, uno de los luchadores por las causas justas que atañen a la ciudad, sin intereses personales de por medio. Habiendo coincidido con su idea Gustavo Reggiani, que actualmente es secretario de Turismo de la Provincia, quien lo animó a presentar hace dos años el primer proyecto que existiera hasta hace algunos días para el predio ubicado entre San Martín, Ciudad de Esperanza y Sarmiento. "Lo más interesante es hacer algo que tenga que ver con Rafaela históricamente, con su identidad. Nada es más importante para Rafaela y su zona de influencia que el automovilismo, seguido por la lechería".
De esta mirada surge entonces el desarrollo de un museo dinámico de automovilismo en el que fuera el antiguo mercado de la ciudad. La realización de un espacio para mostrar todo el recorrido de los autos de carrera, las motos y las bicicletas, permitiría concentrar la atención de un público amplio a nivel local, tanto como de otros lugares, dándole un mayor sentido, incluso turístico a la ciudad, que se incrementaría en tiempos de carreras.
"Esto fue presentado en 2008, antes que se desocupe la Terminal. Al Ejecutivo se le ocurre presentar una ponencia para traer a un emprendimiento privado y darle 30 años de gracia para que lo ocupen. Esto es una locura, es un despropósito, porque no podemos darle algo que es patrimonio de Rafaela durante ese tiempo a una corporación que quiere invertir dinero, pero también es utilizarlo para hacer un shopping, porque el impacto ambiental va a ser tremendo, de un desequilibrio inconmensurable para el microcentro de la ciudad".
El planteo no se aleja de la realidad, si pensamos en la cantidad de automóviles que, por ejemplo, en un fin de semana se acercaría  con los visitantes para disfrutar de los servicios de un centro comercial del tipo inicialmente planteado, lo cual no se consideró en el proyecto virtual presentado, ni en su modificación, determinando un caos de tránsito y estacionamiento en el sector que superaría los límites del centro y las cuadras lindantes, durante todas las noches y todos los días, sumando las cargas y descargas de mercadería de todo tipo.
"Es un predio increíblemente céntrico que no puede ser para un shopping", esto no significa estar en contra de la instalación en la ciudad de un centro comercial de este tipo, sino que Carena no lo considera en este lugar. Su planteo como ciudadano pone a consideración el espacio que existe en el Autódromo, frente a Apadir, entre otros, por su accesibilidad.
Carena reconoce que su proyecto de 2008, es el único presentado ante el Concejo Municipal, el cual debería ser considerado entre las nuevas iniciativas que se entregan hasta hoy ante el Consejo Consultivo Social, en la mesa de entrada de la Municipalidad. Hubo una tesis presentada en la carrera de Arquitectura de la ciudad que coincidía con esta alternativa, donde el sostenimiento de esta idea ligada al automovilismo se sustentaba en bares, restaurantes y negocios de venta de merchandising y artículos relacionados a la actividad.
Se aguarda un amplio debate sobre el destino de este edificio que es de todos los rafaelinos, más álgido que el planteado sobre el inicio del año, debiéndose reforzar el complejo museológico existente, e incluso el Cine Belgrano, de gran cercanía y trayectoria para la cultura de la ciudad.








Te puede interesar