¿Es posible coordinar el envío de ambulancias?

Policiales 13 de junio Por
COOPERACION POR EL BIEN DE TODOS
FOTO ARCHIVO ACCIDENTADA. En Av. Santa Fe y Saavedra, el jueves último una mujer esperó en el piso media hora una ambulancia que nunca llegó. Finalmente sí lo hizo otro servicio.
FOTO ARCHIVO ACCIDENTADA. En Av. Santa Fe y Saavedra, el jueves último una mujer esperó en el piso media hora una ambulancia que nunca llegó. Finalmente sí lo hizo otro servicio.
El viernes último informábamos sobre un accidente de tránsito que tuvo lugar un día antes, en la intersección de Av. Santa Fe y Saavedra, frente a un negocio de electrodomésticos, donde impactaron los vehículos de una motociclista de 21 años y de un automovilista de 29.
Más allá del susto, testigos del hecho manifestaron su enojo ya que la ambulancia pedida a SIES 107 nunca llegó -según dijeron-, haciéndolo en cambio una del servicio Presto, lo cual provocó una peligrosa demora para la accidentada, y la bronca de muchos de los presentes en el lugar del siniestro.
La mujer accidentada habría estado cerca de media hora “tirada” en la vereda antes que lleguen los paramédicos. ¿Y si esta hubiese tenido un golpe grave en la cabeza, lo cual casualmente no ocurrió?
Esto debe llamarnos a la reflexión y a encontrar alternativas posibles de solución.
En la ciudad existe un servicio público de ambulancias para atender emergencias que es el Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (SIES) 107; y tres empresas privadas que brindan el mismo servicio: Emergencias Rafaela, Presto y Aprisa.
Ya que es de sospechar que no todas las ambulancias son requeridas en funciones al mismo tiempo, ¿no sería atinado, o más bien necesario, centralizar todos los llamados de emergencias en un sólo número?
Esta solución de índole práctica, debería coordinarse entre todos los actores, convocados quizás por el área pública de salud, donde Provincia (SIES 107), Municipio y privados (Emergencias Rafaela, Presto y Aprisa), merced a una línea única y centralizada de llamados telefónicos pudiesen complementarse.
Es decir que, de esta forma, en el caso que nos ocupa del accidente del jueves último si SIES 107 tenía todas sus ambulancias ocupadas, esta central de coordinación, permitiese requerir ambulancias privadas que en ese momento estén disponibles y no se ocupen.
Se trata de una cuestión de cooperación, colaboración y sentido común que posibilitaría que una accidentada no esté -repetimos- media hora “tirada” en la vereda sin atención médica o paramédica.
Esta vez la lesión no fue grave, pero ¿y si lo era?
Coordinar las necesidades de ambulancias desde un sólo número de teléfono no parece ser una solución difícil ni complicada, pero sí con gran carácter práctico a la hora de acudir a lugares donde muchas veces se debaten ferozmente la vida contra la muerte.

Te puede interesar