El desierto no pudo con Gustavo Canavese

Deportes 03 de junio Por
El ultra maratonista fue 19º en la general de la "Fiambalá Trail Desert", realizada en Catamarca, en la distancia máxima de 100 kilómetros.
Tiene 42 años y hace siete que empezó a correr maratones y competencias de trail running, como se denominan actualmente las carreras que se desarrollan en imponentes marcos naturales, de diferentes componentes geográficos. Gustavo Canavese hizo realidad su desafío más importante, al menos hasta ahora, el sábado en Catamarca. Completó la "Fiambalá Desert Trail" de un centenar de kilómetros, una Ultra Maratón que se desarrolla además en 15, 30 y 60 km.
Con un tiempo de‭ ‬14‭ ‬horas,‭ ‬44‭ ‬minutos y‭ ‬40‭ ‬segundos,‭ ‬ocupó el puesto‭ ‬19º de la clasificación general masculina y el séptimo en su categoría,‭ ‬caballeros C de‭ ‬40‭ ‬a‭ ‬49‭ ‬años.‭ ‬El ganador de la prueba fue el uruguayo Fernando De León con‭ ‬9‭ ‬horas,‭ ‬11‭ ‬minutos y‭ ‬36‭ ‬segundos.
A pocas horas de haber arribado desde Catamarca y portando orgulloso la medalla de la competencia, dio algunos detalles de la tremenda experiencia, que inició a las 4 de la mañana en la zona de Palo Blanco. "‬Primero se hace una parte de montaña,‭ ‬y luego ya es desierto.‭ ‬Allí castiga generalmente el calor y el viento,‭ ‬y en un año atípico esta vez hubo mucho frío.‭ ‬Por eso la organización tuvo que modificar un trayecto,‭ ‬agregó mas dunas y sacó un poco de altura de montaña.‭ ‬Cuando largamos hacía cuatro grados‭"‬,‭ ‬comentó quien en diciembre pasado había competido en Bariloche en una Ultra de 50 km.
Agregó que el comienzo fue duro,‭ "‬no se veía nada.‭ ‬No había luna,‭ ‬llevábamos linternas pero igualmente fue difícil.‭ ‬El tema de las dunas lo hace muy complicado,‭ ‬alargamos unos dos kilómetros,‭ ‬pero pudimos redireccionarnos hasta el primer puesto de asistencia ubicado a‭ ‬28‭ ‬km.‭ ‬Por‭ ‬lo general hay puestos de hidratación cada esa distancia más o menos.‭ ‬Nosotros generalmente usamos geles,‭ ‬bebidas hisotónicas,‭ ‬a mi personalmente me levanta lo salado y llevé dos sandwichitos‭"‬.
Cuando transitaba el km. 35 Canavese sufrió un contratiempo inesperado, la rotura de una zapatilla. Si en ese momento se hubiese puesto a realizar cálculos matemáticos, pensando lo que faltaba para el final, bien podía cruzarse la idea del abandono, pero no en Canavese. "Ni muerto iba a dejar la carrera. Pensar que las zapatillas, de Trail, las compré especialmente para esta carrera. Pero sólo me preocupaba que me entrara la menor cantidad posible de arena, porque más allá de que corremos con polainas, igual produce heridas. Intentaba protegerme con cintas, pero se rompían".
Pero el destino le jugó también a favor.  ‭"‬Se me presentaba un inconveniente en el km.‭ ‬80,‭ ‬donde había un control médico que es muy estricto.‭ ‬Pensaba como disimular esto,‭ pero tuve la fortuna de que apareció un lugareño en una motito que vio mi situación y me‭ ‬dijo‭ '‬calzo‭ ‬43‭'‬.‭ ‬Dije‭ '‬me lo envió Dios‭'‬,‭ ‬obviamente zapatillas muy humildes,‭ ‬un poco rotas en el talón,‭ ‬pero que me servían.‭ ‬Inclusive él me las puso‭"‬.
Pasó el control con dos zapatillas diferentes,‭ ‬lo cual causó un poco de gracia,‭ ‬pero pasó.‭ ‬El objetivo estaba cercano de cumplirse. "Teníamos‭ ‬20‭ ‬horas de tiempo límite,‭ ‬pero llegamos bastante antes.‭ ‬Quiero destacar la amabilidad de la gente,‭ ‬de los corredores,‭ ‬en este ambiente hay mucha ayuda".
Esta carrera fue organizada por la empresa Salvaje y tomaron parte en sus diferentes distancias unos‭ ‬500‭ ‬protagonistas de seis países:‭ ‬Australia,‭ ‬México,‭ ‬Brasil,‭ ‬Uruguay,‭ ‬Colombia y Argentina.
Según informaron medios periodísticos catamarqueños,‭ ‬la prueba generó un impacto económico de unos‭ ‬4.000.000‭ ‬de pesos en la‭ ‬región.
 

Te puede interesar