¡Año nuevo, vida nueva!

Información General 04 de enero Por
Leer mas ...
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas.” 1ª Corintios 5:17.
Comenzamos un año nuevo, un año de estrenos, un año que nunca fue vivido, de nosotros dependerá la historia que escribiremos en él. Es un buen momento para tomar algunas decisiones personales. Siempre me emociona pensar que Dios nos da libertad de decidir qué hacer con nuestra vida, la vida está compuesta un diez por ciento de lo que nos sucede y un noventa de cómo lo tomamos, y cómo decidimos. El nuevo año viene lleno de nuevas oportunidades, oportunidades frescas, brillantes y recién estrenadas, pero también con su carga de problemas y ansiedades, ¿cómo lo manejaremos?
Le quiero hacer algunas propuestas de cambio. En primer lugar mire por un momento atrás y analice profundamente cuántos momentos alegres y felices dejó pasar, sin disfrutarlos y en cuántos momentos tristes se estancó y no avanzó. En segundo lugar no permita que el próximo año le suceda lo mismo, propóngase vivir el 2014 de una manera distinta, que al finalizarlo, no tenga el sabor amargo de haber desperdiciado el tiempo, sin lograr los objetivos. Déjeme compartir algunas opciones: Viva cada día como si fuera el último, hoy es un regalo, por eso lo llamamos presente. No pierda la alegría por tonterías, está en usted decidir que esas pequeñeces no lo alteren, no lo amarguen y no lo aparten de su propósito. Otorgue a cada cosa el valor que merece, no permita que lo urgente postergue lo importante. Si algo surge de imprevisto, por ejemplo una visita inoportuna, que coincide con la fiesta patria donde su hijo toma parte, analice cuál es la más importante. Sáquese de encima lo antes posible las tareas que le disgustan, sea pro activo, pídale a Dios fortaleza y hágalo. Ame a su familia como es, no actúe haciendo indiferencias, ámelos, disfrútelos, rompa con la rutina, tómese permiso para sí mismo, el “no tengo tiempo” es en cierta forma una excusa. ¡Celebre que está vivo! La vida es un regalo de Dios y no hicimos nada para recibirla, nadie puede estar seguro de estar vivo mañana, disfrute la vida y no se queje de ella. Agradézcale a Dios por la vida. Acérquese más a Dios, él es el único que nos sostiene más allá de las circunstancias. Si el 2014 no resulta un lecho de rosas, con Dios será más llevadero, su esperanza y su ayuda jamás falla. Al levantar la copa este fin de año, seguramente en su mente y sus labios no faltaron buenos deseos para su vida y la de los suyos; si otros años usted se dejó vencer y abandonó en el intento, este 2014 es el tiempo de volver a empezar. El texto del principio dice… si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas. Querido lector, quiero animarlo a sacudirse las cosas viejas y marchar “en Cristo” hacia lo nuevo, recuerde que Pablo también escribió, “todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Tómese de la mano de Jesús y emprenda la marcha hacia la victoria. Dios le bendiga.

Te puede interesar