Castellano le pidió a Lamberto 150 policías para la Unidad V

Locales 02 de enero Por
Con esta cantidad mínima se recuperaría el funcionamiento que la Unidad tenía hace casi 40 años, cuando Rafaela contaba poco más de 50.000 habitantes. El Intendente también reclamó una total reformulación de la Brigada de Drogas, considerando el avance que el flagelo tiene en la ciudad y la inacción que se observa.
El intendente Luis Castellano se dirigió mediante una nota al ministro de Seguridad de la provincia, Raúl Lamberto, reforzando los reclamos que se vinieron haciendo desde el comienzo mismo de su gestión -hace algo más de dos años- respecto a la necesidad de reforzar convenientemente la plantilla de personal en la Unidad Regional V de Policía, y además, lo que una de las cuestiones que más preocupa en la ciudad, producir un replanteo de la actividad que le corresponde a la Brigada de Drogas, habida cuenta del avance que está teniendo el flagelo, sin que se adviertan medidas y actuaciones que logren contenerlo, o al menos se lo intente.
Prácticamente desde su misma asunción al cargo, cuando en diciembre de 2011 formuló un detallado planteo de los objetivos que se fijaba al iniciar su actuación al frente del Departamento Ejecutivo, y siempre que tuvo oportunidad de reiterarlo desde entonces, Castellano ubicó a la lucha contra la droga y la inseguridad, como absolutas prioridades de su gestión.
Desde el ámbito municipal se ha reforzado la Guardia Urbana Rafaela (GUR) con personal, móviles y equipamiento, contándose con un cuerpo que cuenta con el beneplácito de la población en cuanto a sus intervenciones directas y también por su respaldo a la actuación policial; se hizo también el Centro de Monitoreo, que es de gran ayuda al sostenimiento de la seguridad, contándose con una importante cantidad de cámaras de vigilancia en sectores clave de la ciudad, para lo cual también se contó con el respaldo provincial para ampliar la inicial cantidad de 40 elementos instalados. 
En cuanto a drogas, se están haciendo seguimientos sociales, se desarrollan programas preventivos y se trata de estar presentes con la colaboración con aquellas instituciones que se dedican a la rehabilitación de adictos, entre otras labores afines a esta exigente lucha contra todo lo relacionado con la droga y sus consecuencias. En tal sentido, pocos días atrás el intendente Castellano se reunió en Buenos Aires con el titular de la SEDRONAR, el sacerdote Juan Carlos Molina, quien fue interiorizado de la problemática existente en Rafaela, comprometiendo no sólo su respaldo a las iniciativas que aquí se emprendan, sino que añadiendo además la promesa de visitar muy pronto la ciudad y recorrer algunos de los barrios más comprometidos con la droga, aún cuando el flagelo se extienda por todos los ámbitos.
Este es en definitiva el aporte que se hace desde el municipio, y que es constantemente reforzado con gestiones y reclamos orientados a mejorar la performance de áreas como la Policía y la Brigada de Drogas. Justamente, esta comunicación escrita del Intendente al ministro Lamberto, puntualiza muchos de los justificados pedidos que se han venido haciendo estos dos años, algunos de los cuales han tenido respuesta favorable, corresponde decirlo, como los nuevos móviles incorporados a la Unidad V, pero en cambio otros han quedado reiteradamente postergados y diluidos en promesas.
La cantidad de uniformados que le solicitó Castellano a Lamberto para incorporar a la Policía que debe atender la ciudad y todo el departamento Castellanos es de 150, lo cual se considera un mínimo como para poder lograr un funcionamiento acorde a los requerimientos de estos tiempos. Es que hasta el momento se siguen esperando esos 35 nuevos agentes que iban a provenir de su traspaso de tareas administrativas al área de seguridad, pero que a más de un año sigue sin concretarse.
En tal sentido, rescatamos datos de una visita que efectuó el jefe policial Daniel Alcaraz al Concejo Municipal en el mes de marzo de 2013, ocasión en que expuso muy crudamente la delicada situación en cuanto al personal disponible en la Unidad Regional. Recordó entonces que en 1975 -nada menos que 38 años atrás en ese momento- en el Departamento había un total de 650 policías, de los cuales 250 estaban destinados en forma permanente en Rafaela. Sin dar precisiones concretas, sostuvo "ahora es más o menos lo mismo", no resultando complicado deducir que en la fecha apuntada la ciudad tenía poco más de 50.000 habitantes, y ahora el doble, pero además con una profundización del delito en todas sus manifestaciones posibles. Incluso, con la fuerte participación que todo eso tiene la droga.
Justamente, con relación a la droga, tal como se puntualiza, el intendente Castellano le formula al ministro Lamberto algunas precisiones muy concretas en cuanto a la penetración que está teniendo el consumo, y por lo tanto la distribución, en toda la ciudad. No observándose una réplica acorde a las circunstancias, siendo escasos los operativos, y además contándose con sólo dos móviles y 7 agentes para cubrir toda la jurisdicción del Departamento, donde se cuentan como principales puntos de intervención las ciudades de Rafaela, Sunchales y Frontera.
Surge de esta descripción de la realidad que tenemos, y de los datos sobre la cantidad de personal existente en ambas reparticiones -Unidad Regional de Policía y Brigada de Drogas-, que la escasez es más que evidente. Contar con igual número de policías que hace casi cuatro décadas, cuando la ciudad se duplicó en habitantes y se multiplicó en problemas relacionados con la criminalidad, resulta desde todo punto de vista inapropiado. Como la incorporación de personal es propio y excluyente del gobierno provincial, es que el Intendente le elevó nuevamente al ministro Lamberto este reclamo de incorporar un mínimo de 150 agentes policiales a la Unidad, los que se distribuirían por partes iguales en esta ciudad y el departamento, además de reformular y ampliar la capacidad operativo del área de las drogas.
Hace poco escuchamos una frase bastante descriptiva de lo que sucede en la actualidad, luego de la incorporación de nuevas unidades policiales -camionetas, patrulleros y motocicletas- "ahora tenemos los móviles y no hay quién los maneje". Realmente, gran impacto de síntesis y gráfica descripción.
Esta comunicación es bastante reciente, confiándose en que esta vez el reclamo del intendente Castellano, que no hizo otra cosa que reforzar otros anteriores en igual sentido, tenga cerca y positiva respuesta.

Te puede interesar