Hasta abrieron el buffet

Deportes 14 de enero Por
Leer mas ...
Victoria se muestra a simple vista como una ciudad tranquila, con construcciones antiguas y un movimiento ciudadano lento, cansino. Una típica localidad entrerriana, surcada por riachos, el más importante es el “Victoria” y ofrece la posibilidad de disfrutar del agua gracias a unos metros de arena. Además cuenta con un establecimiento termal y una oferta hotelera sin demasiadas estrellas, pero digna.
Esta tranquilidad fue por un momento sacudida por la visita de Atlético de Rafaela. Una oportunidad única para la localidad de albergar a un equipo de Primera División, al menos por 48 horas. Esto motivó que más de 300 personas se ubiquen en las gradas de la cancha de 25 de Mayo, la mayoría con cámara de fotos en mano. Conocedores del paño, las autoridades de esta institución abrieron el bar de la cancha e incluso dispusieron de algunas mesas detrás de uno de los arcos, tratando de aprovechar la convocatoria del visitante ilustre.
Las primeras miradas fueron, lógicamente, para Jorge Burruchaga. Alfredo, un baquiano que peina canas y que llegó montado en su bicicleta nueva, nos dijo que “su gol es lo último importante que tenemos. El Diego era el mejor, pero el Burru era su mejor socio”.
Darío, acusando no más de 20 años, con bolsito botinero en mano y pinta de futbolista amateur, a metros de nuestra posición en la tribuna oeste, dijo mientras un delantero de la “Crema” definía de zurda ante Marinelli: “si tuviera plata lo compro ya a este Albertengo”.
Más allá familias completas, con muchos niños. Algunos absortos a lo que pasaba en el terreno de juego, concentrados solamente en el partido que se desarrolló en simultáneo con la práctica de la “Crema” con una pelota desvencijada. Otros, abrazados por padres o abuelos que indicaron permanentemente con sus dedos hechos dedos índice quién era quién, miraron atentamente hacia los profesionales buscando asociar las imágenes que ven en la TV.
El final de la tarde fue con autógrafos y fotos. Burruchaga al tope de la popularidad, seguido por Bastía, Garcé y por “Coco” Conde, que posó con todos.
Atlético está en Victoria. Mientras busca su mejor puesta a punto recoge cariño y revoluciona la serena y sencilla ciudad entrerriana.

Te puede interesar