Lucha contra narcotráfico ya la maneja Sergio Berni

Policiales 14 de enero Por
LAS NORMAS ASIGNAN ESTA TAREA A LA SEDRONAR
Tras la asunción de las nuevas autoridades de la Secretaría para la Lucha contra las Drogas (Sedronar), la coordinación de la represión del narcotráfico sigue estando "en los papeles" en el organismo. En la práctica, está en manos de la Secretaría de Seguridad que maneja Sergio Berni. Así lo revelaron al matutino La Nación funcionarios del Gobierno y fuentes que conocen cómo trabaja hoy la Sedronar.
Luego de la asunción del padre Juan Carlos Molina, el 29 de noviembre pasado, se anunció que la Secretaría iba a centralizar el área de prevención y asistencia, y que la coordinación de la represión iba a quedar en manos de Berni. En la letra, esto es imposible sin modificar la ley de creación del Sedronar. No obstante, en la práctica, es un hecho.
De todos modos, aún después de la designación de Molina, se realizó en la Secretaría una reunión de coordinación de fuerzas de seguridad de las provincias, convocada por Salvador Julio Postiglioni, que estaba a cargo de la Subsecretaría Técnica de Planeamiento y Control del Narcotráfico. Fue otro encuentro de intercambio de información general, pero que no se tradujo en trabajos concretos, recordó uno de los asistentes en diálogo con La Nación.
En cambio toda la coordinación entre las fuerzas federales se sigue realizando desde la estratégica Dirección de Inteligencia Criminal de la Secretaría de Seguridad. 
En la Dirección de Inteligencia trabajan policías y gendarmes retirados que hacen análisis de los casos, no sólo de drogas, y de allí surge información que orienta nuevas investigaciones, como la determinación de los corredores de ingreso de aviones con droga; las modalidades de ocultamiento; los nombres que conectan diversas bandas, o el seguimiento de extranjeros desconocidos que llegan al interior para hacer inversiones que llamen la atención.
Un aliado insustituible del trabajo antidrogas de las fuerzas federales es la colaboración internacional. Se realiza a través de los enlaces de las policías extranjeras que están destinadas a sus embajadas en la Argentina. El intercambio se basaba en la confianza que los enlaces extranjeros tenían con el funcionario local, a quien le entregaban la información sobre un cargamento de llegada inminente o un sospechoso de interés.

Te puede interesar