Será inolvidable

Deportes 12/07/2015
Leer mas ...
Desde el vamos, como pasó con Gustavo Tognarelli, Esteban Conde será recordado como el arquero de uno de los dos partidos más encarnizados de la historia de Atlético de Rafaela. Estuvo en Rosario, aportó su seguridad para mantener el cero en el arco propio y a partir de allí su estirpe quedó marcada a fuego.
“Coco” arrancó mal, pero con la competencia se fue transformando en una figura irremplazable. Pocos arqueros fueron determinantes como el uruguayo, que soportó todo tipo de asedio, maquilló derrotas, evitó goleadas en contra y sostuvo victorias. Su imagen dio tanta seguridad que hasta fue invulnerable en los penales, al menos hasta hace un par de partidos, cuando perdió ese notable invicto en cancha de Huracán.
Fuera de la cancha no entregó menos. Absorbió todo tipo de problemas, de penurias y de discusiones. No le echó la culpa a nadie y sólo se encargó de sumar, contra todo y ante todos. Supo contagiar energía y buena onda y nunca negó las falencias que otros intentaron ignorar.
Se fue un tipo íntegro, sano y de notables condiciones. Dejó el camino marcado, es aconsejable seguirlo.

Te puede interesar