Carta de Lectores

Pensando en lo que se viene

Sr. Director: Dentro de unas semanas viviremos un hecho trascendental para la vida del país, que influirá, para bien o para mal, en nuestro futuro, el de nuestros hijos y nietos. Se elegirá el nuevo Presidente de la Nación para los próximos 4 años, en una suerte de balotaje que ocurre por primera vez en la Argentina. Pero en esta elección se juega algo más importante que el nombre del presidente, se enfrentan dos modelos políticos, dos estilos de vida diferenciados por la actitud que tengamos hacia nuestros semejantes. El Frente para la victoria es humanista, con raíces provenientes de la doctrina cristiana, tiene como objetivo la inclusión social, el darle una mano al caído, al vecino, a quien la vida no le dio nada, al que tuvo un mal punto de partida. Este modelo lleva como candidato a presidente a Daniel Scioli. El otro modelo llamado “Cambiemos”, conducido por Mauricio Macri, formado por una alianza ente el PRO y su ahora hermanita menor la Unión Cívica Radical, sostiene una imagen distinta de la realidad, es la derecha neoliberal. En este modelo prima el individualismo el éxito y la ganancia personal, el sálvese quien pueda. Piensa que el mercado todo lo regula, el Estado no tiene porqué ayudar a nadie, nada debe ser gratis, la educación no es una inversión sino un gasto, el que está desocupado es un atorrante que no quiere trabajar. El gobierno de Cristina está en su etapa final y se retirará con una imagen positiva muy alta, con el país desendeudado y ordenado en su economía, muy distinto a aquellos gobiernos que se iban antes de tiempo con el país incendiado por tremendas crisis. Así que tendremos que cuidar que el próximo no tire por la borda lo hecho en estos 12 años y medio de importantes conquistas sociales para el pueblo argentino. Con respecto a Macri ya dio a conocer su proyecto económico y político en caso de ser elegido presidente. Entre sus planes están la devaluación, la apertura económica y la eliminación de las retenciones. Esto traerá una transferencia de ingresos de los sectores vinculados al mercado interno hacia el sector exportador altamente concentrado, como así también la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores en relación de dependencia, de los autónomos y el debilitamiento de las PyMES. Muchas de estas cerrarán ante la imposibilidad de competir con empresas multinacionales que ostentan posiciones hegemónicas en los mercados mundiales y son formadores de precios de los insumos básicos, ya que perderán los subsidios y las tasas promocionales. Seguramente aumentará la inflación y habrá restricción del crédito interno ante el aumento de las tasas de interés para contener el tipo de cambio. La apertura indiscriminada de las importaciones traerá aparejada la destrucción de parte de la industria nacional con la consiguiente desocupación, que es lo más grave. Habrá reducción del gasto público en rubros sensibles como ciencia, técnica y educación, así como también el abandono de los mercados regionales y de organismos políticos como el Mercosur y Unasur. Luego el alineamiento sin más trámites con el occidente capitalista, el eventual abandono de los tratados con China. La embajada de EE.UU. será visitada asiduamente por Macri como institución de consulta y asesoramiento. Si se eliminan las retenciones agropecuarias y el Impuesto a las Ganancias, se cubrirá el déficit con endeudamiento externo, sobre todo con la vuelta al Fondo Monetario Internacional lo que implicará la extranjerización de los recursos naturales y la pérdida de nuestra soberanía económica. Será inevitable un ajuste tarifario con lo que se buscará hacer rentables las empresas de servicios públicos a costa de los usuarios y no de inversiones genuinas de largo plazo. Recordemos lo que fue la década del 90 y sus consecuencias nefastas para el patrimonio público. En síntesis, cerrarían los números del Estado con la gente afuera, total el otro no importa, la frustración y el dolor humano a los gobernantes neoliberales no les interesa. Las políticas de derechos humanos también corren riesgos, a Macri nunca lo conmovieron esas cosas, es muy posible que les dé el indulto a los genocidas, como en 1990 ya habrá hecho Menem, y la Ley de Medios Audiovisuales quedaría sin efecto. Estos son algunos de los negativos efectos económicos, políticos y sociales del círculo vicioso de este modelo, en la versión cambiada y agiornada del “neo - menemismo – macrista”. Como si todo esto fuera poco, días pasados Carlos Melconián, posible Ministro de Economía de Macri, dijo que las jubilaciones deberían elevarse a la edad de 70 años… ¿qué les parece? Por todo lo expuesto les sugiero a los opositores anti K, que representan el 75% de los votantes de Rafaela, que reflexionen y piensen cuántas calamidades nos podrá traer un posible triunfo del procesado Macri. No sólo Boudou está procesado, Mauricio también, esto no lo dicen los medios. Además les digo a la gente de clase media, esa clase que en Rafaela es tan meritoria, lo es por la capacidad y la calidad de su trabajo, a la mayoría de ellos los conozco, sé lo emprendedores e inteligentes que son, todo lo que tienen lo han logrado en base a esfuerzo, dedicación y privaciones. Por eso ahora lamento al verlos tan influenciados por el discurso del Grupo Clarín, ese monopolio mediático que con sus 300 canales ha intoxicado de odio y mentiras a muchos miles de argentinos, creando una grieta entre nosotros que va a llevar tiempo en superarse. Tengo mucho que escribir sobre las mentiras, la infamia de Clarín y sus aliados, pero lo voy a dejar para otra oportunidad porque no debo ser muy extenso. Solamente le pido a la gente que tengamos memoria, que es la única forma de evitar que la historia se repita. Muchas gracias a todos por la atención dispensada. Norberto Andrenelli DNI 6.294.270
Carta de Lectores 15/11/2015 Norberto Andrenelli

Querido amigo

Sr. Director: Te escribo estas líneas porque sabés que siempre me gustaron esas costumbres que hoy, con todo eso de la tecnología, se fueron perdiendo de a poco, viste que a mí y con la edad que tengo no me da el coco para manejar esos aparatitos tan sofisticados que hasta podés comprar algo al otro lado del mundo... ya veo que toco algo mal y alguien recibe un regalo mío y yo ni me entero, pero bueno, ese tema es para otro momento. En realidad te escribo para contarte cómo viene la mano acá en nuestro país, por primera vez en la historia nacional hay balotaje y como bien sabés un voto marca el destino; ahora bien, la cosa es que las dos partes que se disputan la Presidencia dicen y prometen pero la gente no entiende. Siempre fui un laburante y me costó muchísimo salir de tantos pozos por culpa de la tranquilidad que nos pidieron allá por el 2001 y eso no te la tengo que contar a vos que tuviste que vender el auto, la casa y hasta el negocio que te dejaron tus viejos para poder intentar buscar un mejor futuro en otro país. ¿En esa sí que la pasamos mal, no? ¿Te acordás cumpa? Había días que mis hijos comían arroz hervido con un poco de sal solamente porque nos pagaban con un billete raro, lecop, patacón o algún bono de compra y con mi mujer tomábamos un mate cocido pero gracias a Dios esos tiempos pasaron hace mucho y no se volvieron a repetir. Desde que te fuiste las cosas cambiaron y mejoraron fascinantemente para muchos, en el 2003 entró un flaco a la Rosada que no lo conocía casi nadie y todos le daban poca vida en el gobierno, pero les tapó la boca a más de uno, trajo tranquilidad, esperanza y por sobre todas las cosas confianza. Pasó el tiempo y como todas las cosas buenas se van, hoy ese flaco nos mira desde lo más alto junto a otra gran persona que hizo muchísimo por los laburantes allá por la década del '40 y seguro también están tus viejos y los míos que los perdí hace poquito tiempo. ¿Pero sabés qué? Mis viejos se fueron felices por haber disfrutado de muchas cosas que les dio el modelo de gobierno del flaco que nos mira, mi viejo se jubiló como cualquier trabajador pero mi vieja que siempre lavó platos y limpió casas para ayudar a mi padre en otras épocas también pudo tener su jubilación y hasta irse de viaje a recorrer lugares que nunca se imaginó, qué feliz que la pasaron... Te cuento también que mi hijo mayor trabaja y avanza en su vida porque una de las cosas que nos dejó este flaco fue algo llamado paritarias, que es la forma de conseguir un aumento de sueldo todos los años y así, con los beneficios que se crearon en la última década tiene su autito, su casita, está armando una pequeña PyME, se va de vacaciones dos veces al año, disfruta con sus hijos del río cuando se le antoja y muchas cosas más. También tengo a Fiorella, "la Fio", la futura ingeniera de la familia, con los planes destinados a estudiantes pudo hacer la carrera que tanto le apasiona y a mí me costó mucho menos, porque ojo, nadie te regala nada, sólo te facilitan un poco el camino y cuando uno sabe aprovecharlo la cosa es más fácil. Ahora me toca a mí, con Marta ya casi estamos en el último tiempo de vida laboral y esperamos algún día poder ir a Europa a visitarte pero hay un problema, uno de los tipos que se postula como presidente viene con aires de cambio, ¿te suena? Promete abrir fronteras, bajar impuestos y hacer algunos recortes, esa la pasamos amigo, la gente no ve que al hacer todo eso tiene que recuperar el dinero del país por otro lado, el único que gana con ese modelo es el dueño del campo, no el peón; el dueño del tambo, no el que trae la vaca; y el dueño de la multinacional, no el obrero. Pero la gente está confundida y quiere un cambio. Yo no. No entienden que perderíamos esos derechos que tanto costó recuperar, la gente quiere probar con el ya conocido "a ver qué pasa" pero yo no, porque ya la pasamos amigo, sería volver a comer arroz hervido con sal, ver cómo matan gente en la 9 de Julio sólo por pedir una solución, mirar en la tele cómo la cana reprime a saqueadores por un paquete de yerba o azúcar, la gente se olvidó que en este país y con lo mismo que promete este empresario nos fuimos al tacho 40 millones de argentinos, pero hoy sólo quieren un cambio. Yo no. Perdón si te dejé pensando en las cosas malas que nos tuvimos que fumar con un gobierno de promesas pero es la realidad, yo quiero mantener el modelo del flaco que está en una estrella porque con ese sí gana el peón, el de la vaca y el obrero. Aprovechadores de beneficios como con los planes de ayuda siempre hubo y siempre va a haber. Yo quiero lo mejor para el que se rompe el lomo laburando porque hoy sí se pueden gozar de cosas que allá por el 2001 nos quitaron. Bueno, mi querido amigo, me voy despidiendo, con lágrimas en los ojos por tantos recuerdos que tengo junto a vos. Te deseo buena suerte y mis mayores cariños para tu familia. PD: No te preocupes cumpa, mi país no está tan jodido como lo pintan en la tele, yo me quedo donde estoy. Miguel Méndez DNI 26.120.627
Carta de Lectores 15/11/2015 Miguel Méndez